Etiquetas

lunes, 11 de marzo de 2019

CÓMO VIVIR Y SENTIR LA EDUCACIÓN CON ALEGRÍA


Vivir y sentir la educación es clave en cualquier proceso educativo. El profesorado que es  capaz de transmitir serenidad, sonrisa y calma está facilitando el crecimiento personal de sus educandos. En las aulas se tiene que respirar un ambiente de armonía, frente a las tensiones y el exceso de estímulos que, ya de por sí, llevan los educandos. El profesorado tiene como misión crear el espacio educativo donde se pueda contemplar el horizonte y cuando el corazón está agitado y las emociones descontroladas, resulta muy complicado. Por estas razones, tiene tanta relevancia la estabilidad emocional en la personalidad de un docente.

Los profesores necesitan disfrutar de cada tarea y sentirla alineada con sus propios sueños. Compartirla con los alumnos a su cargo, describir sus esperanzas y sus logros. Contagiar de esperanza a quienes esperan lo mejor de esta vida. Y, sobre todo, a celebrar los pequeños éxitos de superación, de consecución de sus expectativas.

Expresar con serenidad los fracasos y apoyarse en ellos para volver a intentar sacar adelante el proyecto imaginado. Los profesores deberían enseñar a los alumnos a equivocarse frecuentemente, porque cuantas más veces caigan en la cuenta del error, mejores soluciones van a encontrar a los problemas que se encuentren en su camino.

Se necesita serenidad para conocer las limitaciones humanas y afrontar la vida como un regalo que sólo podemos disfrutar una sola vez. La serenidad está ligada a la alegría. Cuando se están viviendo situaciones de tensión, de competitividad, de violencia es imposible enseñar y, menos aún, educar. Cuanta más alegría se porta en el corazón, significa que se está más de acuerdo con nosotros mismos y ello es el mejor indicativo de la armonía personal. Yo creo que la sonrisa sincera expresa fantásticamente esa alegría interna.


No hay comentarios: