jueves, 9 de octubre de 2014

Mediocridad

"Preguntas a alguien qué tal le va, la respuesta más genérica es “vamos tirando”. Pocas veces se dice con satisfacción, “estupendamente”.  Se vive una cierta sensación de hacer las cosas a medias, para ir tirando, mediocremente. Me contaron una anécdota que refleja bastante bien esta situación.
Se encuentran dos amigos. Uno de ellos estaba trabajando en una carretera echando asfalto y el amigo le pregunta.
-¿Trabajas mucho?
-Para lo que me pagan... Le responde.
-¿Es que te pagan poco?
-Total, para lo que trabajo.
Vivir a medias no es vivir. Generalmente produce una insatisfacción personal no muy recomendable. La mediocridad genera un sentimiento de fracaso. No hacer las cosas como a uno le hubiera gustado realizar es una manera de confirmar las pequeñas derrotas en el campo de batalla. Conformarse con ser un perdedor, un ser al que la vida no le ha deparado la suerte y se contenta con mantener las cosas tal y como vengan. Como decía el escritor británico William Somerset Maugham, “Sólo una persona mediocre siempre está en su mejor momento”. Porque la mediocridad cuando se instala en la persona hace que ésta se adapte e imite al rebaño, encontrándose en ese espacio como pez en el agua. En la sociedad de hoy te invitan continuamente a vivir a medias. Las prisas apuran para que realices la mayoría de las cosas con inmediatez, la urgencia prima sobre la excelencia. Nos hemos acostumbrado a responder a lo socialmente correcto aunque no estemos convencidos de que sea lo mejor. Justificamos el estado de mediocridad con el argumento falaz de que todo el mundo lo hace así."
De "Caminar a tientas"
Rafa Roldán
Publicar un comentario