lunes, 27 de marzo de 2017

Hablar de política y respeto

                Vivimos en el estado español, que yo sepa. Pero lo digo en voz baja porque siempre aparecerá el autodenominado demócrato o la autadenominada demócrata –para no ofender a los y las- de turno, que afirme que España no es estado sino un país de países, un pueblo de pueblos o una tierra de tierras, claro. En el mapamundi si busco dónde me encuentro se denomina España.
                Pero si quiero hablar de política tengo que tener cuidado en decir que soy español. Por supuesto no se me ocurrirá poner la bandera española en la puerta de mi casa porque puede convertirse en miel para energúmenos y son capaces de romperme los cristales o darle diferentes manos de pintura con escritos de facha a mi fachada o a su fachada, no lo sé.
                Hoy la política se reduce, desgraciadamente, a la defensa de dos visiones de afrontar los problemas de la gente: Los que piensan que su modelo político es el único válido (la derecha de toda la vida y la actual) y los que piensan que su modelo es el único válido (la izquierda de toda la vida y la actual). Cada uno disfrazado con la piel de cordero que más se ajusta a la moda.
                Echo en falta políticos y políticas, en el más amplio sentido de la palabra, que dialoguen con quienes no tienen su misma visión, en vez de cacarear la palabra diálogo. Que ofrezcan soluciones a los problemas y no problemas a las soluciones. Que generen confianza entre los ciudadanos y no fomenten enfrentamientos innecesarios. Que admitan alguna vez que se equivocan y si toman muchas decisiones, que se equivocan muchas veces más. Echo en falta, políticos y políticas que fomente el respeto a todos los niveles. Porque sin respeto no hay sociedad que avance.  

                 
Publicar un comentario