miércoles, 15 de junio de 2016

Palabras al corazón

Aquí dejo derramadas mis palabras.
Envueltas en esta red cibernética
tejida de filiformes y débiles nudos.

Ahí siembro mis pensamientos.
Porque sí. Soñando lazos imposibles.
Sembrando granos de pequeñas esperanzas.

Así se transforma el corazón
con pequeños gestos de cercanía
que toquen el fondo del bien ser.

Acá no espero la vuelta que deseo.
Una señal apenas dibujada
de esa luz impregnada de calidez.

Allá florecen los diminutos brotes
de un sentimiento común,
escondidos aún en la dura apariencia.

Espero siempre, el bien tapado,
la mente liberada de sus propios barrotes,
y al ruiseñor llenando las tardes de verano.




Publicar un comentario