martes, 7 de junio de 2016

Bandeja de entrada

                Cualquier persona que haya utilizado el correo electrónico sabe de qué estamos hablando. En dicha bandeja aparecen aquellos mensajes escritos que, algunos de los contactos más habituales, envían por e-mail. Es verdad que el whatsapp está sustituyendo, en muchas ocasiones, al correo electrónico y también es representativo de lo que voy a constatar.
                ¡Cuántas veces habremos oído la frase!: Tengo muchísimos e-mails en la bandeja de entrada sin contestar. Puede parecer un signo de la ingente cantidad de relaciones que una persona mantiene en su vida social. La relación mensajes recibidos parece correlacionada con la vida social. Y digo parece, porque a mí me da a la nariz de que no es exactamente así.
                Para muestra un botón. Supón que eres empleado de una empresa determinada y mantienes una relación social con todo el personal. Mientras perteneces a dicha empresa, la bandeja de entrada no deja de estar continuamente recibiendo mensajes de esas personas. Abandonas la empresa, por el motivo que fuere y, pasado un breve espacio de tiempo, la bandeja de entrada de los e-mail tiende a infinitésimo (número que se aproxima indefinidamente a 0). Un poquito más tarde se suprimen los elementos de la
bandeja de entrada y pasan a formar parte de elementos eliminados, posteriormente se envían a la papelera. Finalizando el proceso con un clic en Vaciar papelera.  A partir de ese instante acabas de pasar a la nada, a la no existencia. Fin de las relaciones sociales. Eso sí, puedes permanecer en las redes sociales que quieras como un elemento abstracto colgado en una nube informática, en la gran red de redes. ¡Impresionante!
                Añoro aquellas epístolas escritas a puño y letra. Metidas en un sobre con el matasellos de correos impreso. Esas cartas que comenzaban de la siguiente manera: “Querido/a … Esta carta es para decirte…” Esas cartas no llegaban a la bandeja de entrada… Muchas de esas cartas llegaban al corazón.



                 
Publicar un comentario