jueves, 2 de julio de 2015

FANTOCHES Y TITIRITEROS

            Dícese del muñeco que se articula con una cruceta de la que cuelgan unos hilos que van atados a las partes del cuerpo que se quiere mover. Todos nos hemos reído de pequeños con esos títeres vestidos de manera estrafalaria, escuchando sus historias por boca de quien los maneja hábilmente. La gracia de sus movimientos es directamente proporcional a la destreza de quien los manipula. Cuanta más versatilidad en su movilidad más genuina es su fantochada.

El vulgo ríe las gracias de los fantoches, sin pensar que lo que están aplaudiendo son las ocurrencias del manipulador. El fantoche actúa de cara a la galería. Es el medio. Es la marioneta de su creador. Es el parapeto y escudo de quien se esconde tras su poder para protegerse de la crítica de su público. Un titiritero competente es aquel capaz de manejar el mayor número posible de monigotes. El titiritero actúa desde las sombras, la mayoría de las veces, escondido  y oculto detrás de los focos para que nadie reconozca su rostro y adivine sus intenciones. Mano negra que maneja los hilos del poder sin que su gran público note la repercusión de su actuación.

Ya hemos nombrado los tres grandes actores de esta representación: El titiritero, la marioneta y el público. Ya sabemos cuáles son las principales misiones de cada uno. La del titiritero: manejar, manipular, conseguir sus objetivos del público a través de muñecos. La del fantoche, ser el medio grotesco por el que el titiritero induce a su público a consentir sus pretensiones. La del público: reír las gracias del títere y pagar el gasto de la función.

Si trasladamos estos conceptos a la política, la  justicia, la educación, la empresa, la economía, la religión, etc. observaremos estos tres papeles perfectamente diferenciados. El problema surge cuando, a nivel personal, se debe discernir en cuál de esos tres roles nos encontramos clasificados y no sabemos la respuesta. Aunque más preocupante es desconocer, por inconsciencia, cuál es el papel con el que cada uno se identifica.

¿A qué se dedica usted? ¿Es titiritero, fantoche o público?



                
Publicar un comentario