sábado, 20 de junio de 2015

“Sólo una persona mediocre siempre está en su mejor momento”


            Se entiende por mediocre a la persona que tiene una cualidad media. Todos los seres humanos podríamos calificarnos como tales. ¿Quién es el hombre o la mujer que reúne todas sus cualidades de forma completa y total? Si nos situamos en el polo opuesto, ¿hay alguna persona que no tenga absolutamente ninguna cualidad? Es decir la mayoría de las personas, por no decir todas, somos mediocres en algún aspecto de nuestra vida. Lo cierto es que a nadie le gusta que le cataloguen como tal y se suele tener cierto empeño en diferenciarse de los demás, bien sea por la forma de vestir, por el peinado, por el tipo de coche, por la decoración de la casa, e incluso por la corriente ideológica del momento. Lo importante es ser diferente. A veces suele pasar como en un chiste gráfico que vi hace mucho tiempo. Había una viñeta, en ella se advertía un grupo de gente poco numeroso, separado por una línea, de otro grupo numerosísimo de personas y del grupo con poca gente uno decía, los que no quieran ser masa que pasen al otro lado de la línea. A fuerza de buscar el distintivo que  diferencia de los demás  se termina siendo igual que todo el mundo, como nos ilustraba la ironía de la viñeta.

Preguntas a alguien qué tal le va, la respuesta más genérica es “vamos tirando”. Pocas veces se dice con satisfacción, “estupendamente”.  Se vive una cierta sensación de hacer las cosas a medias, para ir tirando, mediocremente. Me contaron una anécdota que refleja bastante bien esta situación.
Se encuentran dos amigos. Uno de ellos estaba trabajando en una carretera echando asfalto y el amigo le pregunta.
-¿Trabajas mucho?
-Para lo que me pagan... Le responde.
-¿Es que te pagan poco?
-Total, para lo que trabajo.
Vivir a medias no es vivir. Generalmente produce una insatisfacción personal no muy recomendable. La mediocridad genera un sentimiento de fracaso. No hacer las cosas como a uno le hubiera gustado realizar es una manera de confirmar las pequeñas derrotas en el campo de batalla. Conformarse con ser un perdedor, un ser al que la vida no le ha deparado la suerte y se contenta con mantener las cosas tal y como vengan. Como decía el escritor británico William Somerset Maugham, “Sólo una persona mediocre siempre está en su mejor momento”. Porque la mediocridad cuando se instala en la persona hace que ésta se adapte e imite al rebaño, encontrándose en ese espacio como pez en el agua. En la sociedad de hoy te invitan continuamente a vivir a medias. Las prisas apuran para que realices la mayoría de las cosas con inmediatez, la urgencia prima sobre la excelencia. Nos hemos acostumbrado a responder a lo socialmente correcto aunque no estemos convencidos de que sea lo mejor. Justificamos el estado de mediocridad con el argumento falaz de que todo el mundo lo hace así. Más tarde recurrimos a la queja y criticamos los malos resultados de lo que hacen los demás. A quien nos han realizado un trabajo a medias le echamos el muerto de falta de profesionalidad porque nosotros esperábamos que lo hicieran lo más completo posible. Sin embargo, si la acusación se dirige hacia nosotros, encontramos enseguida excusas como la falta de tiempo, de medios, de recursos insuficientes, de malas condiciones, para poder haber realizado nuestro cometido a la perfección.

Vivir en la mediocridad es una de las armas más mortíferas para la destrucción de la humanidad. El hombre se refugia en la muchedumbre para justificar la conformidad de dejar las cosas tan mal, como cuando se las ha encontrado en sus manos por primera vez. Es muy fácil no percibir la importancia de poner el cuidado en  las pequeñas acciones que configuran lo más preciado de la vida. Necesitamos perder el miedo a fomentar que la humanidad mejore. Mostrar el desacuerdo con la multitud de quienes se conforman con aprovecharse del mundo que le rodea, en vez de aportar su granito de arena y dejarlo mucho mejor que cuando se lo encontraron.

Estoy convencido de que la mayoría de las personas, a lo largo de su vida, entablan una pelea continua por ser cada día mejor que el día anterior. Casi siempre al repasar lo que hemos hecho a lo largo de nuestra existencia hacemos un balance en el que valoramos nuestras acciones según nuestros principios. Nos ha salido bien, sentimos satisfacción. Pero si las conductas se alejaron de nuestros valores principales y nos salen mal, dejan un mal sabor de boca en nuestro interior. Es el juicio que hacemos frecuentemente sobre la vivencia personal de mediocridad. Cundo la respuesta a esa valoración no es adecuada, el desaliento se puede apoderar de nosotros y emerge un sentimiento de pérdida de tiempo en nuestras vidas. En el fondo es que ha hecho acto de presencia la mediocridad y para hacer más llevadero la sensación de pequeño  fracaso, se suele echar la culpa a cualquier agente externo.

Vivir a tope, realizar el sueño que uno tiene es tomar la decisión de no vivir mediocremente. Poner el empeño en realizar cada pequeña actividad con la intensidad suficiente para disfrutar sin medida. Subes al autobús para desplazarte hasta el lugar del trabajo, saluda al conductor, sé amable con los viajeros de compañía, observa a la gente, las calles, los escaparates. Deja volar tu imaginación al percibir la variedad de los olores que recoge tu olfato. Aparca la posible ansiedad que te pueda generar la duda de llegar tarde, siéntate si puedes y abandónate al momento presente. Son unos minutos preciosos para saborear la cotidianidad de la vida que jamás se volverán a repetir. Acompañas a tus hijos al colegio y la rutina diaria puede hacerte olvidar que son momentos únicos para disfrutar de su compañía. La experiencia de tomarles de la mano y sentir cómo sus vidas dependen de tu calor, nadie lo va recordar a lo largo de su vida con tanta emoción como tú mismo. Cuenta a tu pareja lo que te ha pasado en el trabajo con el responsable de tu departamento. Explícale con detalle la situación, tus pensamientos y sentimientos, deja espacio en tus palabras para que el silencio te haga reflexionar y tu pareja pueda opinar. Agradece la posibilidad de compartir esa parte de tu vida con la persona que amas y siente el presente dentro de tu ser como un  regalo que ese preciso momento estas abriendo para ti. Deja que la sorpresa se inserte en tus rutinas porque es la actitud optimista la que te llevará por los caminos del descubrimiento de que la vida es apasionante y tú eres el actor principal de la película. La mediocridad es enemiga de la reflexión y del silencio. Solamente crece sobre la tierra abonada, esponjosa y fértil donde el bien ser echa sus hondas raíces buscando el agua vital que alimenta la perfección.

Acepta las limitaciones que te encuentres, ya sean personales o de tu entorno. Confiesa que no eres un dios todopoderoso capaz de solventar cualquier cosa que se interponga en tu camino. El reconocimiento de la realidad parte de la humildad personal. Muchas veces no queremos observar lo que está sucediendo porque nuestra intencionalidad niega unas evidencias y acepta unos deseos que no se ajustan a la verdad objetiva, sino a la interpretación personal de lo que nos interesa. Si te crees erudito de alguna ciencia, duda de tus conocimientos. Si has visto con claridad un hecho, duda de tus ojos. Si has sentido rabia por algo, duda de tu serenidad. Si te han preguntado por qué estás triste duda de tus fuerzas. Acepta que la grandeza de tu vida reside en tus propias debilidades cuando las has reconocido como partes esenciales de tu mismo ser.

La mediocridad puede truncar la gran ilusión de nuestra vida. La sensación de hacer las cosas a medias produce un desaliento que se apodera del corazón humano y hace estragos irreparables. El sentimiento de continua pérdida del tiempo horada y corroe con demasiada persistencia.

 Del libro "Caminar a tientas"

Publicar un comentario