jueves, 6 de noviembre de 2014

Amanita caesarea


La mañana se ha despertado gris. Pero el sol le ha ganado la partida pintándola de vivos colores otoñales. El robledal se posa sobre el monte derramando hermosas carrascas en sus laderas. Verdes y ocres se combinan en múltiples colores. El olor a humedad inunda el ambiente con una paz inconmensurable. Sobre las piedras una alfombra de musgo calienta las sombras del bosque. Los tejos de piedras generan pequeños senderos que desaparecen por doquier como un regalo sembrado al azar. Ramas secas durmiendo en su lecho eterno tapando con delicadeza las finas hierbas que ansían absorber cualquier rayo de sol que les empuje a la vida. Los insectos revolotean entre la maleza agreste cantando en silencio las voces de los duendes. El encanto se apodera de un ámbito reservado para los tímidos animales escondidos en su mundo, vigilando a extraños, desbrozando entre las primeras hojas caídas a su suerte, su alimento preferido.
Allí están las reinas del lugar. Unas de colores vivos, rojos con pintas blancas, inspirando las casas que se pintan en los cuentos de enanitos. Otras blancas, inmaculadas, atractivas hasta hacer caer en el pecado, tentadoras como el mismo diablo que sonríe al débil para que se abandone en sus brazos. Marrones, oscuras, enormes, atrompetadas, pedorreras, obesas con estómagos de mullido verde amarillento. Paraguas agrietados, espesos, sugerentes. Sombreros violetas altivos, solitarios orgullosos por ser tan únicos. Pequeñas, unidas en dibujos de senderos.  Tímidas, escondidas bajo las viejas hojas y todas salpicando esa ladera mágica  del rey monte.

            En un recodo, sin nombre, tras el tronco de un roble anodino emerge la gran buscada, la que disfrutaban los césares, no sin antes darlas a probar al esclavo para evitar la mortalidad que producían sus competidoras, aparece el color amarillo dorado sobre un tronco que soporta un ovoide delicioso, la reina de todas ellas, la amanita caesarea o yema de huevo. ¡Qué placer!
Publicar un comentario