viernes, 15 de agosto de 2014

Déjame libre

No me ofrezcas lo que te sobra ni me robes la sombra del árbol que vi crecer. No vengas a robarme el petróleo que me exiges a precio de muerte. No me vendas las armas que matan a mi familia, ni llenes tu caja de caudales con las misiones de tu paz. Déjame libre, no pongas vallas en las fronteras, no mires mi color, no juzgues desde tu sillón la vida que me ha tocado. Quiero comer menos que tú, trabajar con horario de sol, dormir con los dos ojos cerrados y la bolsa de viaje sin hacer. Déjame en paz. Deseo soñar un pan cada mañana beber agua del río y del manantial. Acompañar a mis hijos a la escuela. Caminar sin miedo por las calles. ¿Acaso no puedo cantar a esa libertad sin dueño, a esa paz que no me das? Solo me queda un tesoro, ser libre, sin más. Rafa Roldán
Publicar un comentario